Campus Virtual

iRG en apoyo del Día Mundial de la lucha contra la Depresión

Artículo de
Tiempo de lectura: 7 minutos

h

La depresión es una alteración afectiva del estado de ánimo, caracterizado por una sensación constante de tristeza e irritabilidad, capaz de alterar el normal funcionamiento y pensamiento del individuo.

Según la Organización Mundial de la Salud, 300 millones de personas en el mundo padece depresión, y en el año 2030 será la principal causa de morbilidad en el mundo. 

El 13 de enero se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra la Depresión, y desde el instituto Raimon Gaja (iRG), deseamos aprovechar para reivindicar la necesidad de hacer políticas sanitarias que lleguen a toda la población, ya que se sabe que más de la mitad de las personas que padecen depresión no reciben tratamiento, debido a la carencia de recursos, la estigmatización y el desconocimiento.

h


Muchas personas padecen depresión sin tener un diagnóstico preciso ni tratamiento adecuado, con los consiguientes peligros para la salud.


 

En este artículo se precisa qué es la depresión y se detallan sus síntomas habituales, diagnóstico y tratamiento; con el objetivo de evitar confusiones en torno a la depresión y acudir con prontitud al especialista. 

h

¿Qué es la depresión?

<hombre-deprimido-al-lado-de-la-ventana>

La depresión es un trastorno mental muy frecuente; caracterizado por una tristeza prolongada y la pérdida de interés en las actividades que con normalidad se disfrutan, interfiriendo en la vida diaria durante largos periodos de tiempo

La depresión puede afectar a personas de todas las edades y, de manera muy significativa, a adolescentes y personas de la tercera edad (el 5,7% de los adultos mayores de 60 años la experimentan).

La OMS afirma que es la principal causa de discapacidad, pues tiene un impacto negativo en la vida cotidiana del paciente, dificultando el desempeño de actividades básicas como levantarse de la cama, comer, asearse, estudiar o trabajar. También puede afectar a las relaciones familiares, comunitarias o de amistad, generando aislamiento, incomunicación, conflictos o rupturas.

 


Según la Organización Mundial de la Salud, la depresión es la principal causa de discapacidad. Es una patología que requiere atención profesional


 

Es importante entender que la depresión no es un síntoma de debilidad o falta de voluntad. Tampoco debe confundirse con los cambios usuales del estado de ánimo, ni con los sentimientos sobre la cotidianidad o la frustración y desesperanza que genera tener un mal día. Es una patología que requiere atención profesional.

Un cuadro depresivo, sin diagnóstico preciso ni tratamiento adecuado, puede acarrear consecuencias complejas como la aparición de pensamientos suicidas. Según cifras de la OMS, más de 700 mil personas se quitan la vida cada año, siendo la depresión una de sus principales causas.

 

¿Cuáles son sus causas?

<infografia-causas-de-la-depresion-biologico-sicosocial-o-ambiental-de-personalidad>

La depresión generalmente tiene su origen en una combinación de factores biológicos, psicosociales y ambientales.

  • Biológicos: incluye los cambios hormonales (podrían ser la principal razón por la que las mujeres son dos veces más propensas que los hombres a sufrir depresión), alteraciones en los neurotransmisores cerebrales: serotonina, noradrenalina y dopamina, predisposiciones genéticas, entre otros.
  • Psicosociales o ambientales: son aquellas circunstancias estresantes o traumáticas en la vida afectiva, laboral o de relaciones, así como los problemas económicos, la pérdida o enfermedad de un ser querido o mascota, y las presiones de tipo social como el acoso escolar, acoso por redes sociales o acoso laboral.
  • De personalidad: hace referencia, principalmente, a los mecanismos de defensa psicológicos o estrategias que utilizan las personas para hacer frente a situaciones que perciben como amenazantes o peligrosas: negación, proyección, represión, sublimación, entre otras.

h

¿Cómo se siente una persona con depresión?

La persona con depresión presenta una serie de sentimientos profundos de tristeza y melancolía que pueden llegar, incluso, a manifestar síntomas físicos. La unión de afectación, tanto mental como física, hace de esta enfermedad uno de los trastornos que más interfieren en la calidad de la vida de quien la padece.

Las señales más comunes de los cuadros depresivos son:

  • Tristeza patológica.
  • Pérdida de interés.
  • Disminución de la vitalidad.
  • Cansancio exagerado.
  • Falta o exceso de apetito.
  • Insomnio o hipersomnia.
  • Baja autoestima.
  • Dificultad para concentrarse o imposibilidad para tomar decisiones.
  • Sentimientos de desesperanza.
  • Pensamientos de muerte o de suicidio.

h

<mujer-deprimida-sentada-en-la-cama>

Entre las señales físicas se encuentran: dolor de cabeza, de espalda, ansiedad, fatiga, cólicos y diarrea. Estos síntomas pueden confundirse con otros males y complicar el diagnóstico, de allí la importancia de acudir al especialista.

Existen diferentes tipos de depresión, según sus causas, duración, síntomas y gravedad. Algunas de las más comunes son:

  • Depresión mayor: es considerado el tipo más grave, por ser prolongado en el tiempo y con probabilidad de episodios repetitivos. Implica un estado de ánimo deprimido y una incapacidad para disfrutar de la vida durante al menos dos semanas. El paciente puede presentar dificultades para concentrarse, comer, dormir, trabajar o relacionarse con los demás. También puede tener pensamientos suicidas.
  • Depresión persistente o distimia: es menos severa, pero más duradera; se prolonga por al menos dos años. La persona se siente triste, desanimada, pesimista y con baja autoestima, pero puede seguir funcionando en su vida diaria. Puede incrementar el riego de desarrollar una depresión mayor. 
  • Depresión posparto: afecta a más del 10% de las embarazadas y de las mujeres que dan a luz. Se puede presentar desde las primeras semanas hasta el primer año después del alumbramiento. Los principales síntomas son insomnio, estado de ánimo bajo, llanto, ansiedad, irritabilidad, dificultad para vincularse con el bebé y sentimientos de inadecuación. 
  • Depresión estacional: se relaciona con los cambios de estación, especialmente con la disminución de la luz solar en otoño e invierno. Los síntomas característicos son tristeza, cansancio, desesperanza, aislamiento social y ganas de dormir más y de comer alimentos ricos en carbohidratos. Suele mejorar en primavera y verano. 
  • Depresión psicótica: se acompaña de síntomas psicóticos como alucinaciones, paranoia, delirio. La persona puede ver, oír o creer cosas que no son reales, o tener ideas irracionales de culpa, persecución o grandeza. Puede ser un signo de esquizofrenia o de trastorno esquizoafectivo. 
  • Depresión bipolar: es un trastorno permanente que genera cambios cíclicos en el estado de ánimo, con altos emocionales (manía o hipomanía) y sentimientos de tristeza o depresión. 
  • Depresión premenstrual: afecta a algunas mujeres en los días previos a la menstruación. Se caracteriza por un estado de ánimo bajo, ansiedad, irritabilidad, cambios de humor, dolor de cabeza, hinchazón y otros síntomas físicos, que interfieren con el funcionamiento normal de la mujer y desaparecen con el inicio del sangrado.

 

Diagnóstico y tratamiento

<terapia-psicologica-relacion-paciente-deprimido-y-terapeuta>

La depresión es una enfermedad que afecta a muchas personas en todo el mundo, con tendencia a la cronicidad, produce discapacidad, agudiza el pronóstico de otras patologías y está relacionada con un número importante de suicidios. Por estas razones, es esencial realizar un correcto diagnóstico y ofrecer tratamientos eficaces. 

El diagnóstico de la depresión es exclusivamente clínico, mediante una entrevista realizada, preferiblemente, por un médico especialista en psiquiatría o por un psicólogo especialista en psicología clínica. La entrevista clínica comprende una serie de preguntas y de observaciones en el paciente que, en conjunto con sus antecedentes personales y familiares, llevan a un diagnóstico clínico.

 


En la depresión es esencial hacer un buen diagnóstico, que solo puede hacer el psicólogo clínico o el psiquiatra


 

En cuanto al tratamiento para la depresión, se disponen dos opciones principales que se pueden aplicar solas o combinadas:

  • Psicoterapia

Es un tratamiento que consiste en hablar con un psiquiatra o psicólogo, sobre los problemas emocionales y conductuales que causan o agravan la depresión. El objetivo es ayudar a la persona a entender y modificar los patrones de pensamiento, sentimiento y acción que interfieren con su bienestar. Existen diferentes tipos de psicoterapia, como la terapia cognitivo-conductual (TCC) o la terapia interpersonal (TIP), que han demostrado su eficacia. 

  • Antidepresivos

Son fármacos que actúan sobre el cerebro para regular los niveles de ciertos neurotransmisores: serotonina, dopamina o noradrenalina, implicados en el estado de ánimo

La adecuación de cada uno de estos tratamientos va a depender del tipo y gravedad de la depresión, la disponibilidad de los tratamientos y la preferencia del paciente.

 

¿Cómo se puede prevenir?

<infografia-prevencion-depresion>

  • Mantener una alimentación saludable, que aporte los nutrientes necesarios para el funcionamiento del cerebro y el organismo.
  • Realizar actividad física con regularidad, pues mejora el estado de ánimo, la autoestima, la salud cardiovascular y la calidad del sueño.
  • Evitar el consumo de alcohol, tabaco y otras drogas, que pueden alterar el equilibrio químico del cerebro y empeorar los síntomas depresivos.
  • ¡Expresarse! Buscar apoyo social y emocional de familiares, amigos o profesionales, que puedan ofrecer comprensión y ayuda en momentos difíciles.
  • Conservar una actitud firme ante las dificultades.
  • Practicar técnicas de relajación o meditación, que pueden reducir el estrés, la ansiedad y los pensamientos negativos.
  • Realizar actividades placenteras y gratificantes, que aporten sentido y propósito a la vida.

 

Conclusión

La depresión es una enfermedad muy común, que tiene tratamiento, y que puede ser grave. Con la ayuda adecuada se puede lograr una mejora significativa de los síntomas y un mayor bienestar emocional. Por ello, es importante que las personas con depresión, en lugar de aislarse y resignarse a su situación, busquen ayuda profesional. El psicólogo clínico es un aliado clave para enfrentar la depresión y salir adelante.

 

Bibliografía:

García A, Jonathan. (2023). Tipos de depresión: sus síntomas, causas y características. Psicología y Mente.

Organización Mundial de la Salud. (2023).  Depresión

Wegner, Bobbi. (2022). ¿Cuáles son los diferentes tipos de depresión? Buoy Health.

Revisado y aprobado por Raimon Gaja, psicólogo clínico, fundador y director de iRG.
Escrito por Yezair Silva

Artículos relacionados

El Día Mundial del Párkinson, celebrado hoy 11 de abril, es una fecha crucial para concienciar sobre esta enfermedad neurodegenerativa que afecta a 10 millones de personas en(...)

De acuerdo con la OMS, la sexualidad es “un aspecto central del ser humano que está presente a lo largo de la vida. Abarca el(...)

Fermín Carrillo, director de Relaciones Internacionales del instituto Raimon Gaja, ha viajado durante el mes de marzo a México. Durante su gira, Carrillo ha estrechado(...)

Destaca Profesionalmente con iRG

Descubre nuestra Formación Especializada en Psicología Clínica
Máster Universitario Oficial en Psicología Clínica y de la Salud

5 fortalezas de iRG para tu desarrollo profesional

Máster Universitario Oficial en Psicología Clínica y de la Salud