Campus Virtual

¿Cómo detectar a tiempo el bullying dentro y fuera del aula?

Artículo de

La Unesco estima que uno de cada tres adolescentes en el mundo sufre acoso escolar, dato que refleja la seriedad de la situación. El bullying afecta el equilibrio emocional, la concentración y el rendimiento de los niños y adolescentes que lo padecen. De igual manera, los acosadores pueden manifestar signos de falta de atención u otro tipo de situación que requiere cuidado a tiempo. En este artículo exploramos nociones sobre el acoso escolar, como herramienta invaluable para que, a través de su conocimiento y dominio, se pueda detener dicha conducta y trabajar en su prevención.

¿Qué significa bullying o acoso escolar?

El acoso escolar o bullying (por su término en inglés) es una forma de violencia contra la infancia, definida como la conducta de persecución física y/o psicológica que realiza un estudiante contra otro, al que selecciona como víctima de ataques continuos.

La Unesco refiere que puede tener lugar “dentro o fuera de las aulas, en los alrededores de las escuelas, en el camino hacia o desde la escuela, así como en línea y otros entornos digitales”.

El bullying, también llamado maltrato entre iguales, tiene repercusiones negativas en el bienestar, el desarrollo y el ejercicio de los derechos de la víctima.

De acuerdo al psicólogo sueco-noruego Dan Olweus, primero en iniciar una investigación sobre intimidación sistemática en el mundo (durante los años setenta); el acoso escolar puede identificarse, a través de tres características:

  • Intencionalidad: son hechos voluntarios y planeados con el propósito de agredir a otro o generar daño.
  • Persistencia en el tiempo: son hechos que se repiten y se extienden en el tiempo.
  • Abuso de poder: se presenta un desequilibrio y disparidad de fuerzas entre el abusador o abusadores y la víctima.

Los principales roles que emergen en situaciones de acoso son tres:

  • El agresor o agresora que provoca el acoso.
  • La víctima que experimenta el maltrato y está indefensa.
  • Los espectadores y/o espectadoras: son compañeros que saben del maltrato, lo contemplan y callan, pero usualmente no hacen nada.

La conducta puede ocurrir no sólo entre estudiantes, sino por parte de docentes contra estudiantes o de estudiantes contra docentes y manifestarse de diferentes maneras: insultos, golpes, amenazas, exclusión, difamación, robos y chantaje, entre otros; que causan sentimientos de sumisión, vulnerabilidad e inferioridad en la víctima.

¿Cuáles son los tipos de bullying más frecuentes?

Existen cinco tipos de acoso escolar más frecuentes:

Físico: el agresor puede llevar a cabo ataques físicos, directos o indirectos, sobre el cuerpo o pertenencias de la víctima. Las agresiones físicas directas, como golpes, empujones o patadas, preceden a ataques psicológicos en fases previas del bullying y las indirectas pueden ser, por ejemplo: esconder, romper y/o robar objetos del acosado o acosada.

Gestual: el agresor se vale del uso de expresiones o gestos para intimidar y causar miedo a la víctima.

Social: el agresor o los agresores provocan la exclusión o el rechazo de la víctima, por parte del grupo de iguales, generando la disminución de su autoestima y dificultando su integración y participación en las actividades escolares o extraescolares, lo que impide que pida ayuda.

Amenazas: consiste en obligar a la víctima a hacer cosas contra su voluntad, mediante acciones que le generan miedo, angustia, inseguridad, baja autoestima o aislamiento, como chantajes, rumores, manipulación o intimidación; lo que disminuye las posibilidades de hablar con otros (padres o docentes), para poner fin al problema.

Humillación: consiste en el uso de palabras ofensivas, insultos, amenazas, burlas, motes ofensivos o comentarios discriminatorios sobre la apariencia, la orientación sexual, la etnia, la raza, las dificultades escolares o la discapacidad de la víctima.

El medio por el que puede hacerse efectivo el acoso puede ser presencial o virtual. En este último caso, se hace referencia al cyberbullying o ciberacoso que se produce, a través de Internet o las redes sociales, mediante la publicación, difusión o envío de contenidos que dañan la imagen, la reputación o la privacidad de la víctima: fotos, vídeos, mensajes o informaciones falsas o comprometedoras.

Estos tipos de acoso escolar pueden darse de forma aislada o combinada, y pueden tener consecuencias graves para el desarrollo físico, emocional y social de la víctima. Por eso es importante prevenirlos e intervenir ante ellos lo antes posible.

¿Cómo prevenir el bullying?

Los adultos, especialmente los padres y el personal educativo, tienen un papel fundamental en la prevención del acoso y pueden adoptar algunas medidas para evitar dicha conducta:

  • Enseñar a los niños a respetar las diferencias como fuente de riqueza, fomentando el respeto, la tolerancia, la cooperación y la empatía.
  • Ayudar a los más pequeños a comprender el acoso escolar y enseñarles que es una conducta inaceptable. Es importante explicarles qué es el bullying y cómo se debe enfrentar de forma segura, así como garantizar que los niños conozcan la manera de recibir ayuda, en caso de ser necesario.
  • Mantener comunicación constante con los infantes, desarrollando la capacidad de escuchar. Es esencial conocer sus amistades, entender lo que les preocupa o inquieta y preguntar de forma regular sobre la escuela.
  • Motivar a los niños a realizar aquellas actividades que aman. Las aficiones o pasatiempos especiales son capaces de incentivar la confianza, ayudarlos a relacionarse y hacer amistades y escudarlos de situaciones de bullying.
  • Dar a los más pequeños el ejemplo de cómo se debe tratar a otros con respeto y amabilidad, pues los niños aprenden más y mejor por imitación, copiando a aquellos que están a su alrededor.

La detención y la prevención del acoso escolar o bullying requieren un cambio cultural que involucre a padres, representantes, directivas, docentes, personal administrativo y estudiantes, es decir, a todos los actores del sistema educativo, bajo una actuación responsable y solidaria que permita crear una cultura de paz y respeto en el hogar, en la escuela y en la sociedad, en la que se valore la diferencia y se rechace cualquier forma de discriminación o exclusión.

Bibliografía:

Crespo, Y. (2019). El acoso escolar: bullying. Tareas, volumen (162), pp. 127-140.
Del Rey R, & Ortega R. (2007, Abril). Violencia escolar: claves para comprenderla y afrontarla.
Unesco, (2023). Entornos de aprendizaje seguros: Prevención y tratamiento de la violencia en la escuela y sus alrededores.
Viscardi, N. (2011). Programa contra el acoso escolar en Finlandia: un instrumento de prevención que valora el respeto y la dignidad. Construção psicopedagógica, volumen (19).

Revisado y aprobado por Director de la Cátedra de Educación Dr. Fermín Carrillo.
Escrito por Yezair Silva.

Artículos relacionados

El Día Mundial del Párkinson, celebrado hoy 11 de abril, es una fecha crucial para concienciar sobre esta enfermedad neurodegenerativa que afecta a 10 millones de personas en(...)

De acuerdo con la OMS, la sexualidad es “un aspecto central del ser humano que está presente a lo largo de la vida. Abarca el(...)

Fermín Carrillo, director de Relaciones Internacionales del instituto Raimon Gaja, ha viajado durante el mes de marzo a México. Durante su gira, Carrillo ha estrechado(...)

Destaca Profesionalmente con iRG

Descubre nuestra Formación Especializada en Educación
Máster Universitario Oficial en Intervención en Dificultades del Aprendizaje

5 fortalezas de iRG para tu desarrollo profesional

Máster Universitario Oficial en Intervención en Dificultades del Aprendizaje